February 26, 2024

Bukele resalta elecciones transparentes y tranquilas

Nayib Bukele elogia la calma y transparencia en elecciones, y la alta participación.

Las elecciones presidenciales y legislativas de El Salvador se han convertido en un foco de atención no solo nacional sino también internacional, al demostrar un proceso electoral marcado por una notable calma y una participación masiva, tanto dentro como fuera de sus fronteras. En esta ocasión, el país centroamericano ha dado muestras de civismo y transparencia, aspectos subrayados por observadores y medios de comunicación presentes durante la jornada electoral.

Desde tempranas horas, salvadoreños acudieron a sus centros de votación, demostrando su compromiso con el futuro político del país. Este año, además, se destacó la afluencia de votantes en el exterior, donde compatriotas, enfrentándose a adversidades climáticas y logísticas, hicieron largas filas para ejercer su derecho al voto. Tal es el caso de salvadoreños en ciudades como Nueva York y Washington, quienes, a pesar del frío y la lluvia, esperaron pacientemente su turno para votar, evidenciando la importancia de este proceso democrático para la diáspora.

El presidente Nayib Bukele, tras emitir su voto, hizo énfasis en la importancia de la participación ciudadana y destacó el desarrollo pacífico de las elecciones. Aprovechó para recordar a los votantes sobre la extensión del horario de votación hasta las 5:00 p.m., asegurando que todos aquellos en fila a esa hora tendrían garantizado su derecho a votar, incluso con documentos de identidad vencidos, una medida que busca facilitar la inclusión de todos los sectores de la población.

Además, el mandatario resaltó el servicio de transporte público gratuito como un incentivo adicional para que los salvadoreños acudieran a los centros de votación. Este gesto refleja el interés por maximizar la participación electoral, un pilar fundamental en cualquier democracia.

Los salvadoreños, tanto en el país como en el extranjero, han demostrado un compromiso inquebrantable con el proceso democrático, destacando la importancia de cada voto en la construcción de su futuro. La jornada electoral, más allá de sus resultados, es una celebración de la democracia, un recordatorio de la fuerza y la resiliencia de la voluntad popular.

Este proceso electoral no solo es una prueba de la madurez democrática de El Salvador, sino también un mensaje al mundo sobre la capacidad de llevar a cabo elecciones en un ambiente de respeto, orden y transparencia. La participación activa de la ciudadanía, el esfuerzo de los compatriotas en el exterior, y la conducción pacífica del proceso son aspectos que fortalecen el tejido democrático de la nación, marcando un hito en su historia política.

Mientras El Salvador continúa contando votos y analizando resultados, el espíritu de estas elecciones permanecerá como un testimonio de la determinación de su gente por participar activamente en la construcción de su destino colectivo, un ejemplo digno de reconocimiento y celebración en cualquier latitud.