Abbott abre puerta para demandar sentencia que permite educación pública a indocumentados

“Creo que resucitaremos ese caso y lo retaremos de nuevo, porque los gastos son extraordinarios y los tiempos son diferentes a cuando se dio la sentencia hace varias décadas atrás”.

Con esta frase, el gobernador de Texas, Greg Abbott, dejó abierta la posibilidad de retar ante la Corte Suprema de Justicia la jurisprudencia Plyler vs. Doe, que establece que cualquier niño podrá recibir educación en Estados Unidos, independiente de su estatus migratorio.

En 1982, la Corte Suprema de Justicia dictaminó que a ningún distrito escolar se le podía retener financiación estatal por educar a niños indocumentados.

Abbott hizo la afirmación en una entrevista a un medio de radio conservador, luego de que el comentarista le preguntara qué más se podría hacer para reducir la carga fiscal al estado que implica educar a menores sin estatus legal en el país.

El Gobernador recordó que Texas ya demandó ante la Corte Suprema y perdió el caso.

Abbott ha sido un fuerte crítico de las políticas de inmigración del gobierno de Biden, al cual ha señalado de abandonar a los estados fronterizos a su suerte ante la masiva migración de personas por la frontera sur del país.

CIFRAS DE EDUCACIÓN EN TEXAS

De acuerdo con estadísticas de la Agencia de Educación de Texas (TEA por sus siglas en inglés), el estado cuenta con una población estudiantil de casi 5.5 millones de estudiantes.

El 60.2% (es decir más de 3.3 millones) se encuentran bajo el rango de familias con problemas económicos, según los estándares establecidos a nivel estatal.

De los 5.5 millones, el 52.8% son de origen hispano (más de 3 millones), el 27% anglosajones (casi 1.5 millones), el 12.6% afroestadounidenses (693,000) y el 4.6% asiáticos (253,000), según las cifras de TEA.

Así mismo, el 20.3% del total de niños inscritos en las escuelas de Texas (más de 1.1 millones) están en programas de aprendizaje de inglés.

Leave a Reply

Your email address will not be published.