Los republicanos que se dirigen a la convención de la NRA exponen la hipocresía de culpar a los demócratas por politizar los tiroteos masivos

Algunos republicanos tienen una extraña forma de no politizar la horrible masacre escolar de Texas.

A pesar de acusar a los demócratas de tratar constantemente de manipular los tiroteos masivos para obtener ganancias políticas, se espera que varias figuras republicanas de alto rango, incluido el expresidente Donald Trump, pronuncien discursos en el foro anual de liderazgo de la Asociación Nacional del Rifle y el Instituto para la Acción Legislativa este viernes.

La NRA es el organismo altamente politizado que pasó décadas radicalizando al Partido Republicano sobre las armas y derribando las leyes moderadas sobre armas de fuego. Esto resultó en un torrente de armas de alto poder que terminaron en manos de personas, como el tipo de armas que un atacante de 18 años compró legalmente y usó para matar a 19 niños y dos maestras este martes. Las reuniones anuales del grupo se llevarán a cabo en Houston, Texas, solo tres días después de la masacre, a unos 440 km al este, en la que niños inocentes fueron baleados en su salón de clases en la ciudad de Uvalde. El asalto fue impactante por su barbarie, pero no sorprendente, ya que fue solo el último tiroteo masivo en el ciclo interminable de violencia armada en Estados Unidos.

La NRA dice que es principalmente una organización educativa con la misión de promover la posesión responsable y segura de armas y defender el derecho constitucional a poseer un arma de fuego según la Segunda Enmienda. Sin embargo, su brazo de cabildeo ha sido extraordinariamente influyente durante años, mientras que sus brazos políticos afiliados invierten millones de dólares en campañas republicanas y apuntan a candidatos que abogan por endurecer las leyes de armas. Por lo tanto, la acusación de algunos de los políticos que asistieron al foro de que solo los demócratas juegan a la política después de la tragedia es, en el mejor de los casos, falsa.

Los oradores del viernes, por ejemplo, incluyen al senador de Texas Ted Cruz, quien rápidamente hizo lo mismo de lo que acusó a los demócratas: politizar los asesinatos en su estado natal a principios de esta semana, cuando los criticó por pedir más medidas de seguridad de armas.

Los miembros de la NRA también esperaban escuchar al gobernador de Texas, Greg Abbott, quien ha hecho de la flexibilización de las leyes sobre armas una piedra angular de su campaña de reelección, en un estado que ha visto una oleada de tiroteos masivos recientes. Pero Abbott canceló su aparición en persona para asistir a una conferencia de prensa en Uvalde, y su portavoz le dijo al Dallas Morning News este jueves por la noche que el gobernador se dirigirá a la convención “a través de un video pregrabado”. Otros participantes anunciados incluyen a la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, una posible candidata presidencial republicana en 2024.

El controvertido líder de la NRA, Wayne LaPierre, también hablará. LaPierre provocó indignación después de un tiroteo inquietantemente similar en Newtown, Connecticut, en 2012 con una conferencia de prensa profundamente política. Había argumentado que más armas para proteger las escuelas deberían ser la respuesta a los tiroteos masivos, en lugar de restricciones a las armas de asalto que mataron a varios niños en cuestión de minutos.

Los críticos exigen la cancelación de las reuniones de la NRA por respeto a las víctimas

Los defensores de la seguridad de las armas han criticado las reuniones de la NRA de este año por ser de muy mal gusto. El alcalde de Houston, Sylvester Turner, demócrata, dijo este miércoles en el programa “Don Lemon Tonight” de CNN que los líderes políticos deberían mantenerse alejados.

“Sería respetuoso para las familias que están planeando los funerales de sus hijos que no vengan”, dijo. “No puedes decir hace dos días, ayer, que ofreces oraciones y condolencias a estas familias, y luego, tres o cuatro días después, apareces en la NRA promoviendo el uso de armas de fuego y de asalto”.

La NRA canceló su convención durante los últimos dos años, debido a las preocupaciones sobre covid-19. Pero en un comunicado esta semana, dijo que seguiría adelante mientras rezaba por las víctimas del tiroteo de Uvalde y redoblaba sus esfuerzos para hacer que las escuelas fueran más seguras. Pero en un giro irónico, considerando que el brazo de cabildeo de la NRA argumenta que más armas en eventos públicos hacen que todos estén más seguros, el Servicio Secreto ha ordenado que no se permitan armas de fuego en la sala de conferencias cuando el expresidente Trump esté hablando.

La NRA puede no ser la fuerza que alguna vez fue después de una serie de escándalos financieros y el surgimiento de grupos políticos de seguridad de armas de la izquierda. Pero sus grupos de cabildeo y campaña lograron hace mucho tiempo que la oposición a cualquier forma de control de armas equivaliera en la mente de muchos votantes republicanos a la destrucción de la Segunda Enmienda. Es una acusación falsa, pero tiene enormes consecuencias políticas y es una de las razones por las que tantos legisladores republicanos se acobardan al votar por cualquier medida de seguridad de armas en Washington, incluso ajustes comparativamente menores a las verificaciones de antecedentes. Y esa reticencia también explica por qué el apoyo mayoritario en el país a cambios modestos en la ley de armas casi siempre choca contra un muro en Washington.

Pequeños signos de esperanza en el Congreso sobre control de armas

El foro de liderazgo de NRA-ILA se lleva a cabo en medio de uno de los altercados políticos periódicos que siempre siguen a las masacres armadas, pero luego se desvanecen en el fondo cuando los intentos de cambio a pequeña escala fracasan inevitablemente.

El presidente Joe Biden, quien viajará a Uvalde con la primera dama Jill Biden este domingo, exigió saber esta semana: “¿Cuándo, en el nombre de Dios, vamos a hacer frente al lobby de las armas?”. Sin embargo, al igual que el anterior presidente demócrata, Barack Obama, Biden descubrió que la naturaleza existencial de la Segunda Enmienda para los políticos del Partido Republicano, más el obstruccionismo del Senado, que algunos miembros de su propio partido se niegan a cambiar, significa que cualquier revisión seria de las armas leyes es imposible.

En otro estallido de frustración demócrata esta semana, el candidato a gobernador de Texas, Beto O’Rourke, confrontó a Abbott en una conferencia de prensa en la que el gobernador estaba dando una actualización sobre la tragedia en Uvalde. Los republicanos acusaron a O’Rourke, quien está tratando de derrocar a Abbott en noviembre, de politizar el tema en un momento de dolor, un cargo razonable dadas las circunstancias.

La mayoría de los propietarios de armas estadounidenses se comportan de manera legal y segura. Pero muchos legisladores republicanos no pueden resistir la potencia política del tema de las armas, que a menudo irrita a su base. Y muchos, que todavía niegan cualquier correlación entre la disponibilidad de armas de alto poder, las leyes de armas laxas y los asesinatos en masa, nunca están listos para discutir medidas de seguridad. El horror simplemente continúa.

En Washington, los republicanos intentaron retratar la masacre en Texas como el acto aislado de un hombre armado con una enfermedad mental, un acto aleatorio de maldad que no se pudo haber detenido. Tales argumentos ignoran el hecho de que otros países que no están saturados de armas tienen niveles similares de enfermedades mentales que Estados Unidos, pero no tienen el corazón destrozado por tiroteos masivos regulares.

Si bien la experiencia sugiere que incluso una apertura tentativa al cambio por parte de los republicanos es una táctica a corto plazo diseñada para desviar la presión política, hubo al menos una pequeña señal de movimiento en el Capitolio este jueves.

A principios de esta semana, el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, calificó los asesinatos de Texas como el acto de un “maníaco” solitario. Pero el jueves, el republicano de Kentucky alentó al senador republicano John Cornyn de Texas a trabajar con los demócratas para ver si hay algún terreno común para la legislación en respuesta al tiroteo en la escuela primaria de Texas.

Cornyn, cuya oficina dijo a principios de esta semana que un “cambio inesperado en su horario” le impedía hablar en la reunión de la NRA, dijo que no estaba seguro de si el esfuerzo podría forjar un compromiso sobre la expansión de las verificaciones de antecedentes, pero esperaba un “nuevo y mayor sentido de urgencia” a raíz de la carnicería que se desarrolló en su estado natal. Aún así, Cornyn advirtió que ninguna ley nueva podría usarse “como una excusa para infringir los derechos de la Segunda Enmienda de los ciudadanos respetuosos de la ley” que, dijo, “no hará nada para arreglar tragedias como esta”.

El lobby de armas

Aquí es donde entra en juego la torturada política del control de armas. El lobby de las armas y los votantes de ideas afines en la base del Partido Republicano a menudo insisten en que cualquier medida para regular la venta de armas o cualquier restricción sobre el tipo de armas que se pueden comprar representan una vulneración del derecho constitucional a portar armas. Si bien la Constitución consagra el derecho a portar armas, no especifica que las personas tienen derechos ilimitados para usar armas temibles en el campo de batalla que los fundadores nunca podrían haber imaginado. Pero la presión resultante sobre los republicanos por parte del lobby de las armas, que a menudo insiste en que sí, casi siempre echa por tierra una reforma significativa.

Tales tácticas, un testimonio de la habilidad política y la influencia de grupos como la NRA a lo largo de los años, han obligado incluso en el pasado a Trump, un líder con una conexión casi mística con la base de votantes republicana, a dar marcha atrás.

Bajo una feroz presión luego de un tiroteo en 2018 en una escuela secundaria en Parkland, Florida, Trump organizó un evento televisado notable en el que acusó a sus compañeros republicanos de tenerle “miedo” a la NRA y prometió trabajar con los demócratas en reformas legislativas, tal vez incluso elevar la edad mínima para comprar armas semiautomáticas. Tal ley, si hubiera estado en vigor, podría haber impedido que el atacante de Uvalde, de 18 años, comprara un arma.

Trump, sin embargo, pronto retrocedió cuando el furor por la masacre de Florida se desvaneció, atenuando los incentivos políticos para que él corriera ese riesgo. El episodio fue solo una pequeña irregularidad en el uso a menudo cínico del expresidente del tema del control de armas para su propio beneficio político, una tendencia a menudo evidente en otras áreas de su tiempo en el cargo.

Ahora, Trump parece estar preparándose para una candidatura a la Casa Blanca en 2024 y parece poco probable que se arriesgue después de otra tragedia con armas. Es por eso que su compromiso, en un comunicado en su plataforma de redes sociales, de ofrecer un “liderazgo real” en el foro del viernes parece una posibilidad remota.

Leave a Reply

Your email address will not be published.